Mujer

publicidad
01 de agosto de 2011 • 08:06

Pullip, las muñecas que alborotan a las mujeres en el mundo

Las Pullip ya se han convertido en un culto.
Foto: Difusión
 

Como niñas de corazón se definen las integrantes de la comunidad Pullip Chile, ya que en su mayoría son admiradoras de las tendencias japonesas, referidas especialmente a la animación, el arte, y la moda de las tribus urbanas. Y aunque son adultas, estudiantes, madres, y profesionales, se dan el tiempo para revivir la infancia a través de estas muñecas que reúnen todo lo que les fascina.

Según nos cuenta una de las moderadoras del grupo, Eka Rosanoff, la mayoría de ellas descubrió las Pullip por casualidad navegando en internet. Lo que más les llamó la atención fue el encanto y expresividad de su rostro –pueden mover sus ojos a través de un mecanismo-, además de que son articuladas lo que les permite posar de millones de formas para las fotografías, unido al estilo fashionista que las caracteriza.

Y ese es un punto no menor, ya que muchas de ellas son amantes de lo visual y lo gráfico, así que vuelcan sus habilidades artísticas en estas muñecas, así que se divierten creando fotonovelas, realizando videos, diseñándoles look o atuendos dignos de una princesa del pop, y que causan furor entre sus seguidoras, ya que invaden las redes sociales como Facebook, Youtube y Flickr.

Lo único desfavorable de las Pullip es su valor, ya que su precio oscila entre los 70 y 1000 dólares, además que no las encuentras fácilmente en Chile, así que debes adquirirla considerando el impuesto y gastos de envíos. Y aunque asumen que su hobby es caro, la mayoría trabaja para costearse ese gusto, al punto que poseen más de una muñeca, incluso algunas ya ni se atreven a confesar cuantas tienen.

Por lo mismo, poco a poco comienzan a surgir algunas tiendas especializadas, como es el caso de www.madhatter.cl que importan todo tipo de juguetes de colección, además de moda conceptual y disfraces.

Un verdadero lujo

Si te gustaron las Pullip, te contamos que además de adquirirlas, poseen todo un cuidado especial, ya que su rostro se puede manchar o pelar si no tomas ciertos resguardos, así que existen unas especies de mascarillas plásticas para transportarlas sin que se rayen, o puedes envolverlas en bolsas de burbujas o en pañuelos de tela.

El maquillaje y su cabello también es un tema, porque puedes modificarla a tu gusto, ya que encuentras pelucas de diversos tipos, colores, y largos, permitiendo alisarles el pelo con la plancha, hacerles rulos, o los moños que se te ocurran. Lo mismo con los ojos, ya que venden packs de otros colores, lo que las convierte en todo un arte.

El vestuario también es vital, ya que es sumamente detallista, hay diseños con botones tan pequeños que no los encuentras en las tiendas, lo mismo con sus zapatos, carteras, anteojos y accesorios, ya que la idea es fotografiarla de manera entretenida y creativa, por lo que comercializan todo aquello en el extranjero, ya que en Japón, España o Estados Unidos son un verdadero fenómeno, y de a poco seducen Argentina y Chile.

Una gran familia

Al igual que las Barbie con su novio Ken, las Pullip tienen a su pareja llamado Taeyang, un poco más alto que ella y también poseedor de un look bastante seductor, debido a sus finos rasgos, y atuendos propios de una estrella de rock. A él se suma su hermana pequeña, es decir la cuñada llamada Dal, y también hay versiones del hermano menor y los mejores amigos de los protagonistas.

Y tanto apasionan estas muñecas, que las participantes de Pullip Chile se reúnen casi una vez al mes para compartir su afición. Se ha formado entre ellas una linda amistad, comparten datos, se intercambian productos, y se divierten sin importarles las críticas de quienes les dicen que ya no están en edad para los juguetes, pero declaran que obedece a ser coleccionista, al igual que los hombres que adquieren autos miniaturas, las fetiches de los zapatos, entre tantos otros.

“No nos preocupa que nos digan locas, porque lo pasamos maravilloso, aunque quienes se interiorizan en esto, entienden que es un hobby que no le hace daño a nadie. Así como hay quienes gastan su plata en carrete, cigarros o alcohol, CDs, videojuegos, nosotras lo hacemos en muñecas”, concluyen.