publicidad
27 de diciembre de 2012 • 10:28

Aceite de oliva y ricino, el secreto de una piel perfecta

No temas usas aceite en tu rostro ya que posee muchos nutrientes que son benéficos para tu piel.
Foto: Veintitantos.com
 

El aceite de ricino y oliva nutre y protege tu piel, aunque es indispensable usarlos en mezcla ya que por separados pueden resultan un poco agresivos para ella.

Untar aceite en tu rostro puede sonar como un verdadero desastre que va a ser imposible de limpiar y que dejará tu cara grasosa. Sin embargo, sucede todo lo contrario, pues el aceite de ricino entra en tus poros y limpia las impurezas desde dentro. El aceite de ricino por sí solo reseca la piel, es entonces cuando entra el aceite de oliva, el cual la hidrata, la nutre y la llena de brillo. Además, suaviza tu piel, la rejuvenece y disminuye la irritación y sensibilidad.

Toma nota para hacer una mezcla infalible para proteger tu rostro:

Necesitas: 16 onzas de aceite de oliva, 16 onzas de aceite de ricino, unas gotas de aceites esenciales si quieres que tenga un aroma en específico (esto opcional).

Primero, vierte el aceite de oliva y después el de ricino. Hasta arriba coloca las gotas de aceite esencial (de preferencia de lavanda o té verde). Mezcla bien.

Coloca un poco en tu mano y tállalo en tu rostro durante un minuto. Tu rostro debe estar seco. No es necesario que te retires el maquillaje, también funciona como desmaquillante.

Sumerge una toallita en agua caliente, exprímela y colócala sobre tu rostro por 30 segundos para que el vapor ayude a que el aceite de ricino limpie todas las imperfecciones.

Con la misma toalla limpia tu cara y quita los restos de aceite.

Repite este procedimiento al menos dos veces por semana y notarás la diferencia.

Terra