¿Enfermo de amor?: 5 consecuencias del enamoramiento

  • comentarios

La ciencia ha confirmado lo que ya sabían nuestras abuelas: el amor puede enfermarnos. Aunque para muchos la etapa de enamoramiento es la mejor, para algunas personas las manifestaciones físicas del amor son extremas.

 Foto: Photos.com / Thinkstock
Una poderosa mezcla de neurotransmisores empieza a producirse cuando uno empieza a enamorarse, dicen los científicos.
Foto: Photos.com / Thinkstock

"Enamorarse afecta tu cerebro de la misma manera en que lo haría fumar crack", afirma Ethlie Ann Vare, autora de "Adicto al amor: Sexo, Romance y otras drogas peligrosas". En efecto: una vez que el amor toca nuestra puerta, nuestro cerebro empieza a secretar un coctel de neurotransmisores que nos desestabilizan, y en el peor de los escenarios, incluso nos enferman.

¿Quieres saber por qué ocurre esto? Entonces sigue leyendo:

1.- No puedes dormir: Esto es porque no puedes dejar de producir dopamina y norepinefrina. "Por eso tienes tanta energía, tu rostro está radiante, puedes caminar hasta el amanecer y hacer el amor a todas horas", dice la doctora Helen Fisher, investigadora del tema de la Universidad de Rutgers. Evidentemente, no hay cuerpo que aguante ese ritmo.

2.- No puedes comer: Eso puede deberse a la "limerencia", un término psicológico que se refiere al estado obsesivo y intrusivo en el que solo queremos estar con la persona amada, dejando de lado las responsabilidades y a nosotros mismos. O sea, nos podemos volver locos de amor. Afortunadamente, este estado dura entre 6 meses a dos años como máximo.

3.- No te puedes concentrar: Aproximadamente el 10 por ciento de las personas nace con un pobre funcionamiento de los receptores de dopamina, pero cuando se enamoran  y la dopamina fluye a raudales, solo pueden pensar en este sentimiento que los hace sentir tan bien.

4.- Presión en el pecho: El amor, el pánico y la ansiedad están interconectados en el cerebro. Es por ello que cuando se hizo un estudio a 75 personas "locamente enamoradas" se encontró una intensa actividad en la corteza insular de sus cerebros, la misma zona que procesa los sentimientos de miedo.

5.- Náuseas: Liberas tanta norepinefrina, dopamina y cortisol, que se interrumpe el flujo de sangre en el estómago.

Terra

compartir

publicidad
publicidad