Vida y Estilo

publicidad
09 de diciembre de 2010 • 10:27

Los 5 fenómenos climáticos más raros del mundo

Las lluvias de ranas no son solo episodios bíblicos. Aunque muy extrañas, suceden en la vida real.
Foto: Kelly Taylor / Flickr

Un huracán parece cosa de todos los días a comparación de estos 5 fenómenos. Son tan extraños que pueden ser origen de muchos mitos en distintas culturas.

La página web Our amazing planet los ha reunido en una lista. Lluvias de sangre y bolas de fuego no se quedaron afuera.

Desde California hasta Inglaterra y la India, se han reportado una forma rara de precipitación: pequeños animales, como peces, sapos y culebras, cayendo de los cielos, a veces a cientos de kilómetros de fuentes de agua.

Remolinos que pasan sobre lagos y océanos pueden succionar agua y con ello pequeños animales y subirlos hasta las nubes. Los vientos fuertes llevan estas nubes cargadas que luego dejan caer su sorprendente contenido.

Desde hace siglos, la gente ha contado de rarezas eléctricas que invaden sus casas, usualmente durante tormentas. Bolas de luz (del tamaño de una pelota de golf hasta de una pelota de fútbol) flotan en el aire durante estas tormentas, sorprendiendo a aquellos que se las encuentran.

Conocidas como rayo globular (o ryo en bola o esfera luminosa), no tienen olor ni emiten calor. Generalmente desaparecen con un "pop" cuando se encuentran con algún aparato eléctrico como una televisión, pero ocasionalmente explotan de manera más violenta y pueden causar incendios. Aunque ya son conocidas para los científicos, no hay una única explicación para ellas.

Puede sonar como una película de horror o un pasaje de la Biblia, pero lluvias roja se han reportado desde los tiempos romanos. Obviamente no se tratan de sangre. Este tipo de lluvias, que pueden asustar mucho a quienes se las cruzan, son causadas por polvo o arena movida por fuertes vientos y que se quedan en la atmósfera, mezclándose eventualmente con las nubes y dándole el color rojizo a la lluvia. En Europa, estas lluvias llevan la arena que los vientos traen desde el Sahara.

Incluso en un día claro y soleado, el cielo puede traer sorpresas. Si el sol está cerca al horizonte, y en el cielo se ven altas las cirrus(nubes delgadas que parecen plumas), aparecerán imágenes fantasmales que darán la impresión de tres soles en el cielo.

Estos son en realidad puntos de luz de colores brillantes, que aparecen cuando los rayos del sol son refractados por pequeños cristales de hielo en las nubes. Son un fenómeno óptico y por ello se necesitan estas condiciones especiales para que sucedan.

El monstruo del lago Ness quizá no sea un ser de cuello larguísimo, sino una columna de agua. Pequeños remolinos de viento pueden formarse sobre agua tibia, succionándola hacia arríba para crear un tubo. Estos remolinos giran de manera errática, a veces haciendo sonidos de burbujas o siseos. Estos sonidos combinados con la apariencia de un cuello largo puede dar la impresión de un monstruo acuático.

Con información de Our amazing planet.

Foto: Kelly Taylor / Flickr

Terra Perú