Vida y Estilo

publicidad
05 de abril de 2010 • 09:02

¿Eres una mujer ninfómana?

Mujer ninfómana
Foto: Getty Images.
 

¿Has pensado alguna vez que pudieras ser ninfómana? ¿Crees que se trata de un mito o una forma de condenar la libre sexualidad femenina? ¿Te apetece sexo siempre? Te damos las claves para saber qué es, los factores que la provocan y cómo se manifiesta.

Se entiende por manía, una preocupación excesiva. Por lo tanto, se entiende por ninfomanía, un apetito sexual exagerado de la mujer, el límite de lo normal no está definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento consiente aún después de que el acto sexual ha sido ejecutado.

Ambos términos son muy diferentes. La persona que es promiscua piensa, razona, entiende que tiene ganas de practicar sexo. En el caso de la ninfomanía, se trataría de un acto compulsivo.

Según los doctores "la ninfomanía puede ser una manifestación secundaria transitoria de algunas enfermedades psiquiátricas, como puede ser el estado sicótico orgánico, en la fase hipomaniaca de la psicosis maniaco-depresiva y en algunas esquizofrenias".

"En este estado los pacientes no tienen responsabilidad de los actos sexuales que cometen, aunque pueden estar completamente conscientes de lo que hacen. En otras ocasiones puede deberse a causas emocionales, en donde hay una creencia equivocada de que la manera de tener afecto es a través de las relaciones sexuales".

"La ninfomanía se manifiesta generalmente por el deseo compulsivo (neurótico) de mantener relaciones sexuales. El acto sexual carece de una satisfacción verdadera. Esto quiere decir que, aunque parezca que la mujer en cuestión esté disfrutando, pudiera ser que fuese incluso frígida, que lo que busca no es el placer por el coito sino practicar compulsivamente el coito en sí. En el acto sexual están presentes síntomas neuróticos vagos comúnmente, tales como inconformidad general con la vida, inquietud y concentración alterada".

Terra Networks